Verano 2017: Un viaje eterno por Islandia

Islandia, un país impresionante donde la naturaleza te conquista desde su lado más salvaje. Géiseres, volcanes, días infinitos y una fauna indómita me atraparon a mi llegada a la isla, demostrándome lo que iba a ser una experiencia inolvidable. Un viaje que convirtió el verano del 2017 en un recuerdo mágico.

caballo islandés

LOS PREPARATIVOS DE UN VIAJE INSUPERABLE

 

Nos embarcamos rumbo a Islandia en agosto, con la maleta llena de ilusiones, ropa de abrigo y de todo el material fotográfico que pudieras imaginarte. Y es que este no era un viaje cualquiera, lo llevaba esperando desde hace mucho tiempo.

_charran_jokusarlon

El viaje respondía a una necesidad latente de reconectar con la fotografía. Tras muchas pesquisas, me enrolé en el viaje a Islandia que organizaba el fotógrafo Iñaki Relanzón, fotógrafo especializado en fotografía de naturaleza y miembro de la prestigiosa ILCP (International League of Conservation Photographers). Todo un acierto, decisión por la que pude disfrutar de una compañía extraordinaria y gracias a la cual regresé a casa la cabeza colmada de nuevos conocimientos.

El viaje estaba organizado de forma en la que vivieras una experiencia plena como fotógrafo, a la par que te sumergías en la naturaleza más pura desde el respeto. Y es que el respeto fue la piedra angular de nuestras vacaciones, algo por lo que Iñaki trabaja cada día y se esfuerza en transmitir a todos con los que va a compartir encuadre. A la naturaleza y a sus integrantes hay que cuidarlos para que esa inocencia que la caracteriza perdure y así todos podamos ser testigos de ella.

Focas Snaefelness

Por ello debemos reconectar con el sentido común y dejarnos de modas, como la que, a día de hoy y acrecentada por las redes sociales, nos incita a mostrar a golpe de foto todo aquello de lo que somos testigos. “Si no haces foto, ¿cómo van a saber lo qué has hecho?“. Para muchos turistas, este pensamiento les incita a romper la tranquilidad de una colonia de focas que descansan en la playa para lograr el mejor selfie del verano. Y ese selfie, nos sale muy caro a todos: la colonia se siente insegura y comienza alejarse, hasta que no queda playa suficiente y decide marcharse a un lugar más inaccesible para los humanos. Por eso es tan importante el respeto a las distancias y los tiempos de la naturaleza.

 

charrán y cria

 

UN PAÍS DE NATURALEZA INFINITA

 

Todo cuanto me había imaginado sobre Islandia, fue superado con creces. Recorrimos la isla entera, al sentido contrario de las agujas del reloj, bordeando su costa y adentrándonos en sus rincones más privados.

_foss_3121

 

Acostumbrada a nuestros paisajes mediterráneos, la naturaleza de Islandia es abrumadora. Sus cascadas eternas enmarcadas por columnas basálticas, valles interminables de verdes pastos, los blancos inimaginables de sus glaciares y una fauna salvaje como nunca antes había tenido el privilegio de observar. Sin que te des cuenta, la isla te convierte en un espectador de la vida más privada de los animales que han hecho de la isla y sus mares, su hogar, tanto permanente como estacional.

_detifoss_elenakaede

Como me sucedió en Jökulsarlon, un lago de belleza gélida dominado por impresionantes icebergs, entre los que se camuflan bandadas de un ave de hazañas extraordinarias: el charrán ártico, el animal con la migración más larga del mundo. A través de mi teleobjetivo era testigo de cómo los charranes iban y venían entre el hielo, zambulléndose en frías aguas para atrapar a los arenques con los que alimentaban a sus crías refugiadas en sus nidos de tierra firme. Embargada por la emoción disparaba hasta que conseguí, tres cuartos de hora después, la foto que captaba ese momento único que me había enamorado: el polluelo de charrán ártico siendo alimentado por su progenitor.
_charran_elenakaede
Y este no fue el único regalo salvaje de Islandia. Fuimos testigos de las numerosas colonias de focas retozando bajo el sol en las playas de arena negra, de las manadas de caballos islandeses trotando por sus valles, del juego de las gaviotas tridáctilas con las olas, de las increíbles dotes de pescador de los mágicos frailecillos y hasta de delfines y ballenas, como la impresionante ballena jorobada que nos deleitó con su presencia mientras disfrutábamos del atardecer a bordo de un barco en Husavík.

Frailecillo

 

_ballena_jorobada_islandia_elenakaede

UNA RECONEXIÓN CON LA PASIÓN DE MI VIDA

El viaje a Islandia fueron quince días de viaje intenso que me reconectaron con la fotografía y llenaron mi corazón de momentos inolvidables. Quince días de viaje en carretera, descubriendo sus espacios más recónditos, de largas horas observando tras el visor y pocas horas de sueño para capturar sus increíbles amaneceres.

La vaca

Puede parecer una paradoja, pero cuando haces de tu pasión tu profesión, puedes terminar perdiendo el sentido que te llevó a ello, cayendo en la rutina y empobreciendo tu creatividad. Y esta es la razón por la que necesitaba este viaje a Islandia: para salir del estudio y retomar el pulso con la fotografía de naturaleza y de paisajes. Quería plantearme nuevos retos para así agitar mi creatividad y regresar con nuevas energías y emocionantes proyectos bullendo en mi mente.

Gracias a Islandia, a Iñaki y a todos los compañeros con los que tuve la suerte de compartir momentos fascinantes. Nos vemos en el Delta, amigos.

equipo Islandia


1 Comentario
  • Rosario Mora
    Publicado a las 13:21h, 29 mayo Responder

    QUÉ PASADA DE FOTOS!!!

Deja tu comentario

K Mini

Suscríbete y llévate de regalo
“8 claves para fotografiar a tu mascota”

He leído y acepto la política de privacidad.

K

Suscribete y descárgate gratis la guía
“8 claves para fotografiar a tu mascota”

He leído y acepto la política de privacidad.