_mg_9051

Moma: The Amazing Dog

UNA SESIÓN DE FOTOS QUE ROMPE BARRERAS

Soy una fiel seguidora de Moma en su página de Facebook desde hacía tiempo y me moría de ganas por conocerla en persona. Al saber que vivía en Murcia junto a su humano Juanan, no me pude resistir a proponerles una sesión. Juanan aceptó la invitación y, tras meditar cuál sería la mejor localización para la sesión de exterior, nos reunimos en Hana Mai, una finca única de inspiración japonesa situada en Librilla (Murcia).

foto_perro_campo

Sobre mediodía llegaba al lugar elegido, con la cámara preparada y una gran emoción por conocer a Moma y su familia. Y como suele suceder en estos casos, la realidad superó con creces mi expectativa. El lugar, el ambiente, la compañía y, sobre todo, Moma, me hicieron disfrutar de una jornada increíble donde las horas discurrían entre buena comida, risas y mucho amor por estos peludos que nos dan la vida.

Moma es una perra modelo en todos los sentidos, no sólo es un encanto, también conquista el objetivo con tan sólo una mirada. A pesar de su sillita de ruedas, trotaba como una más por los campos de limoneros y se subía a la montaña más alta para regalarnos su mejor perspectiva. Y es que no existe terreno que se le resista.

Con y sin carrito, Moma posó como sólo un podenco sabe, regalándonos esa energía traviesa que se ha ganado una legión de seguidores.

sesion_perro_foto

Moma y Juanan, una historia de valientes.

Moma es una perra increíble que me maravilló aún más si cabe cuando la conocí en persona. Durante la sesión pude ver que su capacidad disfrute de la vida es asombrosa. Para ella sus limitaciones físicas no existen, tan sólo es una perra más que desborda alegría y juega con sus amigos, tanto cánidos y humanos, como la que más.

Detrás de esa mirada eterna existe una historia de valientes. Moma vagaba por las calles sin rumbo, formando parte de los tristes porcentajes de abandono en nuestro país. Pero, por suerte, no fue un número más. La rescataron y Juanan se convirtió en su casa de acogida. Y en poco tiempo y sin que Juanan se diera cuenta, Moma había hecho de su casa, su nuevo hogar.

Todo se desveló cuando, tras detectar que Moma no andaba correctamente, una negligencia veterinaria durante las pruebas, la dejó paralítica. A pesar del miedo inicial, su sacrificio nunca fue una opción. Juanan no podía fallar a Moma y decidió que le daría la mejor vida perra que tanto se merecía. Le arregló un carrito para que pudiera desplazarse y juntos se iniciaron en una vida llena de aventuras.

retrato_perras_exterior

Su alma de podenco hace de Moma toda una valiente. Con la ayuda de sus ruedas y junto a la compañía de su amiga Vera, se lanza a la aventura y alegría de ser perro. Y vive libre de preocupaciones porque, si alguna vez las ruedas le juegan una mala pasada, sabe que Juanan está ahí para solucionarlo. Moma rebosa arte como ella sola y sabe que no hay nada ni nadie que pueda alejarla de sus sueños.

Conocer a Moma y a su familia ha sido una gran experiencia. Fue una sesión muy inspiradora en la que me demostraron que la vida está para disfrutarla, con independencia de los traspiés que se nos presenten.

Moma es una perra normal sin peros ni pesares. Como bien me ha enseñado, las discapacidades no son impedimentos, sólo tienen el significado que nosotros queramos darle.

_retrato_perro_humano


No hay comentarios

Deja tu comentario